Para la Pastoral Juvenil de la Arquidiócesis de los altos de Quetzaltenango, Guatemala, fue una bendición y alegría que los íconos de la JMJ estuvieran entre nosotros el 13 de enero de 2018.

Teniéndolos como un símbolo de nuestra fe católica universal, hemos vivido una gran alegría al ver la cruz y el cuadro de nuestra santa Madre que han recorrido el mundo por años y que, por la gracia de Dios, estuvieron entre nosotros. Esto nos motiva a creer y amar más a nuestra iglesia; a “hacer lío” como dice nuestro Santo Padre Francisco.

Con esta alegría y bendición podemos decir gracias por esta iniciativa de peregrinar un símbolo que nos enseña que Jesús está entre nosotros; que murió y resucitó por amor. Con esta gracia sólo nos queda decir, primero Dios, estaremos en la JMJ. Dios los bendiga.

Los íconos recorrieron diferentes parroquias de nuestra diócesis. Luego nos reunimos en vigilia donde, junto con los íconos de la JMJ se presentaron otros temas como una obra de teatro alabanza, un momento de adoración al Santísimo y la santa Eucaristía.

Desde Guatemala, José Pablo Arango.